Andalucia Lab   Blog Andalucia Lab, Innovación en Turismo   Inmersión cultural, nueva forma de hacer turismo

Inmersión cultural, nueva forma de hacer turismo

6 noviembre, 2017

inmersion cultural

Foto: @entrelenguas

Por Mar Rodríguez – Directora del Departamento Académico de Escuela Entrelenguas

El turismo idiomático está en auge, y si nos referimos específicamente al español las cifras no dejan de sorprender: más de 21 millones de personas lo estudian actualmente como lengua extranjera. Un aumento que no solo se debe al crecimiento demográfico de los países de habla hispana, sino también a factores como el desarrollo económico de países hispanoamericanos y el aumento de las relaciones comerciales.

Los que nos dedicamos a este sector en Málaga estamos de suerte: la provincia se posiciona como el destino líder de turismo idiomático en España atendiendo a la oferta acreditada por el Instituto Cervantes. Según un estudio presentado por el consejero delegado de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, durante 2016 un total de 29.300 personas decidieron aprender español en Málaga. Esto se traduce en un ingreso de aproximadamente 111,8 millones de euros, a lo que hay que añadir los beneficios directos que este turismo idiomático reporta a otros sectores y mercados.

Y no es de extrañar: el buen clima, la rica y variada gastronomía, la conexión aérea, el carácter de los andaluces y la variada oferta de actividades culturales invitan a los extranjeros a viajar y querer conocer de primera mano la lengua y cultura de esta zona. Pero cada vez más la posibilidad de alejarse de las masas y poder pasar una temporada en destinos más tradicionales, en los que sea más factible tener trato directo y continuo con locales, cobra peso en la elección de pueblos de la provincia de Málaga como destinos lingüísticos frente a otras ciudades populares como Madrid, Barcelona y Valencia.

La inmersión es ya un requisito más de prácticamente todos los estudiantes de español a la hora de reservar un curso. Lo comentan en sus correos electrónicos iniciales, en sus formularios de registro, en el primer día clase. Y se refleja en la amplia variedad de clases y programas que han ido configurando la oferta lingüística en los últimos años. No solo quedó obsoleta la metodología tradicional basada en la traducción, sustituida ahora de manera irrefutable por el método comunicativo, sino que ahora es común encontrarnos clases temáticas como cocina española, baile flamenco o guitarra clásica, en las que el español sirve como la herramienta indispensable para llevar a cabo una tarea cultural determinada, ahora protagonista de la enseñanza.

Por otra parte, un segundo aspecto en el que se refleja el interés por la inmersión reside en la modalidad de alojamiento solicitada por los estudiantes: por ejemplo, entre los estudiantes que eligen Escuela Entrelenguas (Ronda) para aprender español en Málaga el 83% de los viajeros que vienen durante menos de 30 días reservan alojamiento en familia, y de este porcentaje más de la mitad opta por la opción de la pensión completa frente a la media pensión.

De acuerdo con las cifras de nuestro departamento académico, entre los alumnos que persiguen la inmersión lingüística y cultural en su viaje, observamos que un 68% de los estudiantes son mayores de 40 años. Más del 60% viaja solo, aunque también es Ronda un destino cada vez más frecuentado por familias y parejas que, como componente fundamental de su viaje, optan por aprender español en Málaga. Y en base a una encuesta realizada con el propósito de este artículo, al 77% de los encuestados lo más que le importa de las clases son las relaciones e interacciones con otros compañeros, pues le da pie a poder crearse una rutina fuera del aula y poder disfrutar de la cultura y de los recursos del destino en compañía de nuevas amistades. En definitiva: experimentar la inmersión en el país en buena compañía. Cabe destacar, no obstante, que el 15% tiene interés en el estudio de la gramática (alegan que no se puede aprender en la calle), el vocabulario especializado y la fonética – es decir, corrección y forma lingüística.

Siguiendo los resultados de esta encuesta, observamos que si bien más de la mitad admite sentirse integrado en la sociedad y cultura española, no todos admiten estar plenamente inmersos en ellas. Entre los factores que dificultan el proceso: no tener un nivel alto de español, vivir solos y el shock cultural. Por ellos son también cada vez más frecuentes las medidas para acelerar la inmersión: la organización de intercambios lingüísticos con locales, el incremento de plataformas colaborativas como workaway, las iniciativas culturales, etc.

Así, el turismo idiomático se fusiona con otras nuevas formas de turismo en alza, como el turismo naranja y el turismo slow, para ofrecer a los viajeros experiencias verdaderamente especiales y memorables – ¡sobre todo si es en el sur de España!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

EVENTOS QUE LE PUEDEN INTERESAR

Fórmate en innovación turística registrándote en sólo 3 pasos

Regístrate »

Valid XHTML 1.0 Strict