¿Conoces uno de los orígenes del cloud computing?

Suscríbete a nuestra Newsletter

observatorio

 Foto: Observatorio de Arecibo

Seguimos preguntándonos el porqué de las cosas y su origen, para dar perspectiva al conocimiento. En este post abordaremos los comienzos del cloud computing, que tan buenos resultados está dando en el entorno turístico y empresarial. Como sabéis Andalucía Lab, durante este año, ha apostado fuertemente por esta metodología de trabajo.

Ahora que continuamente hablamos y oímos hablar sobre “cloud” (la nube) para definir una serie de productos y servicios con los cuales cada vez estamos más familiarizados, quizás sería oportuno echar una mirada hacia atrás, para ver como comenzó todo.

Y aunque nos dicen que se trata de una tecnología nueva y casi revolucionaria, su filosofía o concepto de funcionamiento radica en un proyecto de la Universidad de Berkeley, California, de computación distribuida a través de Internet, denominado SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence, o Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) lanzado en mayo de 1999.

Dicho proyecto, en síntesis, consistía en analizar la gran cantidad de datos procedentes de señales de radio que se recibían en el radiotelescopio del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico, para identificar señales atribuibles a seres inteligentes.

Si alguno de nosotros leyó la novela Contacto del astrónomo y divulgador científico Carl Sagan, o vio la película de igual nombre basada en dicha novela, rápidamente pondrá imágenes a lo arriba descrito.

Al ser los datos que obtenían tan ingentes y la capacidad de procesamiento escasa y muy costosa (con enormes supercomputadores), pensaron en alguna forma de recibir ayuda externa y desinteresada. Ahí nació el proyecto SETI @ home (SETI en casa), que consistía -y aún consiste- en instalar un programa que imita a los tradicionales salvapantallas de ordenador, de forma que, cuando los equipos están ociosos y se activa el salvapantallas instalado, lo que hacen es procesar unos pequeños paquetes de datos, que hemos recibidos previamente. Cuando dichos paquetes (conocidos como WU –workunits-) son finalmente procesados, se envían automáticamente al ordenador central en Berkeley y recibimos otros nuevos. De esta forma se “construye” un superordenador en la nube, formado por miles de PC’s radicados en nuestros hogares y oficinas.

En la actualidad el proyecto SETI @ home ha evolucionado a una nueva etapa, denominada BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing o Infraestructura Abierta de Berkeley para Computación Distribuida). Esto permite asociarse a varios proyectos de forma simultánea, aprovechando la capacidad de proceso de los ordenadores actuales. No olvidemos que desde su inicio en 1999 al día de hoy nuestros PC’s domésticos han evolucionado de forma brutal.

En la actualidad no sólo se utiliza para la búsqueda de objetivos románticos, como es la comprobación de la existencia de inteligencia fuera de nuestro planeta. Los mas escépticos pueden, si así lo desean, sumarse al proyecto Malaria Control, o bien al que intenta predecir el clima en este siglo, el LHC@home que apoya la investigación del CERN, o bien a través del videojuego Foldit de Rosetta@home que aspira lograr el objetivo de investigar las proteínas,  o el Alzhéimer con el método de crowdsourcing,  etc.

Caso de identificarnos con algunos de estos altruistas proyectos, podemos descargarnos el “salvapantallas” (muy fácil de instalar y configurar, por cierto) desde la página oficial de la Universidad de Berkeley.

Innovación en Turismo significa sumar y diferenciarse. ¿Te unes?
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.