Lean Startup: emprendiendo a toda velocidad

Emprender hoy significa lanzarse a un entorno de alta incertidumbre, protagonizado por una evolución tecnológica que avanza a velocidades vertiginosas en un contexto económico muy difícil de predecir. Este panorama está repleto de riesgos, pero también de oportunidades.

Lean Startup es un método basado en el aprendizaje -generado por la experimentación y el error- para crear negocios de éxito en ese entorno inestable que hemos comentado, mediante la aplicación del método científico al problema complejo que es emprender. Se trata de aprender cómo pasar de la idea inicial a un modelo que realmente funcione, cuanto antes y con el mínimo de recursos. De esta forma innovamos teniendo como eje el ciclo CREAR – MEDIR – APRENDER.

Tuvimos la oportunidad de acercarnos a esta nueva metodología para emprender de la mano de la consultora especializada INNOSIS. Os dejamos a continuación un vídeo que ilustra los principales pilares de este nuevo modo de hacer las cosas en la empresa.

 Al pensar en el modelo de negocio de una startup, estamos aceptando una serie de hipótesis y cuestiones -vitales para nuestro negocio y que asumimos como ciertas- que componen nuestra estrategia. Lo que el método Lean Startup propone es que expliquemos esas hipótesis, de forma que las hagamos visibles y así probarlas cuanto antes y con los mínimos recursos posibles. Cuanto antes sepamos qué tenemos que corregir, más barato será hacerlo. Y para probarlas la idea es crear un Producto Mínimo Viable (PMV), que no es más que cualquier elemento de interacción con el mercado que permita medir si la hipótesis es cierta o no. Las métricas obtenidas de la interacción del PMV con el mercado nos permiten generar conocimiento y, por tanto, aprender. Con esta información se toma la decisión de perseverar en la estrategia planteada o pivotar.

  •  Perseverar implica mantener la estrategia y el feedback obtenido. Esto es tremendamente valioso para crear un nuevo PMV que permita evaluar el impacto de estas mejoras.
  •  Pivotar implica un cambio de estrategia, un cambio de hipótesis. Y sobre todo implica un coste, asociado a lo que hemos invertido en probar esa estrategia. Por eso es tan importante darse cuenta cuanto antes de la necesidad de pivotar. Porque cuanto antes lo detectemos, el coste será inferior. Y esto es un factor clave en el fracaso o el éxito de una startup.

 Este ciclo es el motor de la innovación sistemática. Una empresa que aspire a tener éxito en un contexto de alta incertidumbre no lo finalizará cuando el producto o el servicio haya tenido éxito en el mercado, sino que seguirá en evolución continua para incrementar su índice de éxito y para crear nuevos productos y servicios y aspirar a nuevos mercados.

 Por tanto, la capacidad de experimentar con el mercado para probar las hipótesis de éxito y la necesidad de pivotar de estrategia cuando las hipótesis no son buenas son dos de las claves más importantes que están detrás del éxito de Lean Startup.

Os dejamos algunas imágenes de la jornada.

Innovación en Turismo significa sumar y diferenciarse. ¿Te unes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.