Andalucia Lab   Blog Andalucia Lab, Innovación en Turismo   La importancia de la planificación empresarial turística

La importancia de la planificación empresarial turística

3 septiembre, 2017

Por José Miguel Balcera Barrero @JMBBRDT – Blog El rincón del Turista

Ver el perfil de José Miguel Balcera Barrero en LinkedInVer el perfil de José Miguel Balcera Barrero

La administración de la empresa turística comprende la consecución de un proceso, la ejecución secuencial de una serie de fases que engloban la función de la dirección de la organización.

Para aproximarnos al concepto de planificación debemos partir de una premisa básica que buscan todas las empresas turísticas: alcanzar una serie de metas, a las cuales se accede estableciendo una serie de objetivos, así como la manera de llegar a los mismos por parte de la dirección.

Alcanzar las metas marcadas es una tarea que requiere una exhaustiva selección de objetivos, debiendo ser los mismos pocos y ordenados, realistas y verificables, de fácil comunicación y claros, facilitando así el establecimiento de  acciones para alcanzar los mismos.  A esto se le conoce como el método” SMART”.

Con todo ello, la planificación turística permite al tejido empresarial del destino adaptarse continuamente a un entorno en constante cambio y dinamismo.

La importancia de la planificación empresarial turística

Además, el control pasa a formar parte indisoluble del proceso de planificación, ya que no tiene sentido un control en un ambiente sin planes, siendo necesario tener unas metas fijadas para que el control indique a la dirección si la organización se dirige hacia dónde quiere ir.

Por ello, si el control es satisfactorio y la empresa se dirige hacia sus metas, la empresa se encontrará por la senda del progreso y de la excelencia, aunque también puede ocurrir que el control indique que no se está consiguiendo lo previsto, lo cual puede ser debido a:

  1. Que la planificación en su conjunto parte de planteamientos erróneos.
  2. Que existan desviaciones en relación a la situación prevista, las cuales pueden derivar en una incorrecta puesta en marcha de los planes para alcanzar los objetivos planteados.
  3. Que existan desviaciones producidas por planteamientos parciales erróneos en la planificación empresarial turística.

No debemos olvidar que la planificación permite la supervivencia de la empresa a lo largo del tiempo, marcando los valores éticos y culturales de la empresa en el mercado, siendo un pilar básico de su competitividad.

Es importante destacar algunos conceptos ligados a la planificación turística, como por ejemplo la misión, objetivo último perseguido, los objetivos o fines a los que se dirige la organización, las estrategias, senderos a seguir para alcanzar los objetivos, las políticas o declaraciones que guían la toma de decisiones para alcanzar las mateas marcadas, las reglas o acciones que pueden o no hacer la empresa o los programas (conjunto de metas políticas, procedimientos para la consecución de un curso de acción).

Por otro lado, el presupuesto es la traducción monetaria de los programas donde se especifican los resultados esperados y los costes necesarios para alcanzarlos, contribuyendo la planificación a definir el tipo de estructura organizativa más adecuada, el estilo de liderazgo o la formación departamental de la empresa entre otros aspectos. Relevantes y necesarios para el loable desarrollo.

¿Qué tipos de planes y objetivos puede establecer la empresa turística?

Podemos distinguir una serie de planes a seguir, atendiendo a diferentes categorías:

  • Alcance. Planes estratégicos (establecen la misión y los objetivos ubicando a la empresa donde requiera en el entorno donde ejerce su actividad) y operativos (detallan la forma de alcanzar los objetivos establecidos en la planificación estratégica)
  • Plazo de tiempo. Corto plazo (menos de 1 año), medio plazo (entre 1 y 5 años) y largo plazo (más de 5 años vista).
  • Especificación. Planes específicos (definidos claramente) y los direccionales (marcan las directrices generales con un mayor grado de flexibilidad).

En relación a los objetivos, es necesario distinguir entre dos variables bien definidas:

Naturaleza:

  • Económicos: hacen referencia a costes, ventas y beneficios.
  • Técnicos: se encargan de la calidad y de la innovación, así como de proceso des mejora en la prestación del servicio.
  • Sociales: abarcan incluso aspectos externos de la empresa como el medio ambiente, mejora de condiciones laborales, etc.

Plazo establecido para alcanzar los mismos:

  • Corto plazo: un año vista, siendo más rigurosos y medibles que los planteados a medio y largo plazo
  • Medio: de 1 a 3 años vista
  • Largo plazo: más de 3 años vista.

El control de la empresa turística

Una vez conocemos los planes y objetivos de la empresa, resulta vital entender cómo se instrumentaliza el control de los mismos, ya que tenemos que tener en cuenta que la empresa turística es un sistema finalista, el cual posee una función de regulación para divisar si el cumplimiento de objetivos es veraz o no.

Por ello, se hace necesario establecer un riguroso proceso de control, el cual se divide en 3 fases:

  1. Establecimiento de estándares. Nos encontramos ante guías físicas y monetarias preestablecidas que sirven como punto de referencia para compararlos con los resultados que se deben ir alcanzando.
  2. Medición del desempeño. Establecidos los estándares, tenemos que efectuar mediciones fiables que indiquen el desempeño real de los empleados de la empresa, debiendo realizarse en plazos correctos atendiendo a la tipología de empresa, tamaño y a la relevancia de la información a obtener con la misma.
  3. Detección de desviaciones y acciones correctoras.  A través de la comparación de las mediciones y de los estándares podemos detectar posibles desviaciones en los objetivos planteados y formular las medidas correctoras oportunas.

Para concluir el proceso de control, exponer que existen diferentes tipos, correspondiéndose los mismos con el momento en que se encuentra la actividad que se realiza, pudiéndose comenzar con el control preliminar (evita que se produzcan problemas durante la ejecución de la actividad), destacando técnicas como los procesos de selección, la inspección de materias primas por ejemplo.

Continuamos con el control concurrente, cuya misión es detectar lo antes posibles las desviaciones posibles antes de esperar hasta el final, lo que ayudará a la consecución de los objetivos globales anuales, siendo algunas técnicas usadas la observación del personal o de las actividades.

Por último, llegamos al control de resultados, el cual informa a la empresa del grado de éxito obtenido en los objetivos propuestos y medirá la evolución de la misma en diferentes períodos. Destacan técnicas como el control de presupuestos, el de calidad de productos terminados o la evaluación del rendimiento de los empleados.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Fórmate en innovación turística registrándote en sólo 3 pasos

Regístrate »

Valid XHTML 1.0 Strict