Decir “no” en la empresa, una necesidad para la buena gestión

decir-no-en-la-empresa

Por Eva Mª CaravacaFeelQuality

Ver el perfil de Eva Mª Caravaca en LinkedInVer el perfil de Eva Mª Caravaca

La empresa es quizás el ámbito dónde tengamos más situaciones en las que decir que no. Decir que no es la mayoría de las veces incómodo y complicado, pero necesario. Gran parte de los problemas y quebraderos de cabeza que tenemos dentro de las empresas es por no haber sabido decir que no a su debido tiempo, esta característica también forma parte de las habilidades directivas en la empresa. En este post analizaremos las situaciones más comunes para decir que no y cómo afrontarlas cuando nos vemos en esa disyuntiva.

  • ¿Cuáles son las situaciones más propicias?

Hay muchas situaciones en las que se nos presenta la posibilidad de decir que no. Os presentamos las más comunes:

  • Decir que no a los empleados:

Tener que decirle que no a alguien cuando hacemos una selección de personal, a un ascenso, a una solicitud concreta, despedirlo, desaprobar su actitud, negar incentivos, son ejemplos de situaciones que debemos decir que no, que nos son incómodas o en ocasiones dolorosas, pero que tenemos que dar una respuesta.

Si no decimos que no a tiempo podemos tener empleados tóxicos en nuestras plantillas, crear problemas de grupo, perder mucho dinero, no crear incentivos justos o perder el liderazgo y control de nuestro personal.

  • Decir que no a los proveedores:

Cuando nos proveen de algo que no es lo que esperamos, no está en nuestro acuerdo, no está a tiempo, o los tenemos porque son los de siempre y no nos son efectivos; estamos realmente haciendo un serio daño a la calidad de nuestro producto o servicio. Este producto va directamente a nuestros clientes. Si no sabemos decir no a nuestros proveedores, perderemos clientes, por lo tanto, nuestra existencia como empresa puede estar en peligro.

  • Decir que no a los clientes:

Clientes que no nos pagan, que sabemos que no nos van a beneficiar, clientes que no tienen la razón, clientes que pueden perjudicar la legalidad de nuestra empresa o clientes que desvían el objetivo de nuestra empresa; a estas situaciones hay que ponerles freno.

  • Decir que no a los socios o colaboradores:

Hacer cosas que no nos corresponden, ir en contra de nuestros objetivos o voluntad, hacer o tomar decisiones por otros; son situaciones comunes en un equipo que conforma una empresa. Debemos conocer bien nuestra parte en nuestra empresa, delimitar y definir nuestras funciones y obligaciones.

  • Decir que no a los que dependemos económica o burocráticamente:

El grupo más difícil de sortear. Es mejor prevenir para no llegar a situaciones límite más graves. Decir que no hasta donde legalmente podamos y preservar nuestra libertad de decisión en la medida de lo posible.

  • ¿Por qué no decimos que no?

No decimos que no tanto como deberíamos por diversas razones: está mal visto, parecemos egoístas, tenemos miedo a las consecuencias, queremos ser cordiales siempre, conservar la relación con el otro, porque pensamos que a la larga nos puede favorecer, porque no queremos que piensen que somos ineficientes, etc…

¿Por qué es importante decir que no?

  • Es fundamental para tu autoestima.
  • Da sentido a tu liderazgo.
  • Es clave para tu calidad de vida en el trabajo.
  • Es importante saber qué quieres en tu empresa y tomar decisiones.

¿Qué podemos hacer?

  • Analiza bien el problema.
  • No seas impulsivo, piensa.
  • Comunica bien tus argumentos.
  • Ten confianza en ti mismo.
  • asertivo. Autoafirma tus derechos y respeta los de los demás.
  • claro, sincero y conciso.

Espero que esta aportación te haya sido valiosa y que empieces a decir que no, lo que consideres necesario, en la inteligencia emocional de la empresa.

Estamos esperando tu aportación, opinión y sugerencias. ¡Adelante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *