Fondos europeos: 4 claves para asegurar el beneficio

fondos europeos

 

Por Juan Vázquez – Business Analyst en Jeddins

Ver el perfil de Jeddins en LinkedInVer el perfil de Jeddins

Los fondos europeos son una ayuda que facilitan la consecución de los objetivos planteados por la empresa, pero si no se tienen en cuenta sus singularidades, pueden convertir el potencial beneficio, en un perjuicio para la empresa.

Fondos europeos: 4 claves para asegurar el beneficio

Son muchas las empresas que ven en ellas la oportunidad de crecer, y no les falta razón, pero hay que adoptar ciertas precauciones si no se desea que la experiencia se convierta en un problema:

1.- Son ayudas que sirven para facilitar la acción:

Las subvenciones con cargo a los presupuestos europeos, en su gran mayoría, no están pensadas para despertar la inquietud empresarial del tejido productivo de la comunidad, sino para facilitar su desarrollo. ¿Qué queremos decir con ésto? Que las empresas deben tener decidido de antemano que van a ejecutar la acción con o sin subvenciones, y por tanto las subvenciones se convierten en una ayuda que facilita su desarrollo, o adelantar su ejecución. Éste es el matiz que justifica que en la mayoría de los casos se exija que la acción esté recogida dentro de un plan estratégico de la empresa, como modo de asegurar que no se va a convertir en una acción aislada, cuya repercusión finaliza al agotarse los fondos.

2.-  Suelen requerir de un adelanto de la financiación:

Por el motivo expresado anteriormente, las subvenciones con cargo a los fondos europeos suelen requerir que el empresario ejecute la acción y la abone, y una vez concluida, previa justificación del gasto, se reintegrará la parte subvencionada. Hay que notar que no siempre la cantidad subvencionada coincide con el 100% de la inversión, por tanto el empresario debe disponer de fondos suficientes para ejecutar la acción, y asumir la parte no subvencionable.

3.- Requieren tiempo:

Poner en marcha las acciones recogidas dentro de los conceptos subvencionables requiere del empresario esfuerzo en la ejecución y tiempo en la planificación y supervisión por parte de los auditores designados (en algunas ayudas se explicita la obligatoriedad de supervisión del avance de las acciones por parte del personal de la administración competente. Como es evidente, las auditorias requieren que la empresa facilite al auditor los medios necesarios para que realice su trabajo, entre ellos, la atención durante la auditoría.

4.- Limitan el acceso a otras ayudas:

Dentro de las cláusulas de las convocatorias, suele incluirse aquella que limita el acceso a aquellas empresas que están inmersas en otra convocatoria, o que se han beneficiado en más de una determinada cuantía en convocatorias anteriores (hasta un plazo determinado que oscila entre 1 y 3 años).

 

Teniendo en cuenta las peculiaridades anteriores, si estás pensando en solicitar ayudas públicas para el desarrollo y mejora de tu empresa, comienza por establecer, si aún no lo tienes, un plan estratégico de tu empresa.

No es necesario que elabores un gran plan, pero si que tengas claro a dónde quieres llegar, y qué deberías hacer para conseguirlo. Esto te ayudará a determinar si los conceptos subvencionables te servirán para llegar a tu objetivo, o si por el contrario te apartarán de él. Si además dejas constancia por escrito mucho mejor, ya que tendrás parte del trabajo hecho en caso de ser requerida la justificación de la acción dentro de tu plan de negocio.

Asegúrate de que dispones de capital, o en su defecto del aval necesario, para acometer la acción. Ten en cuenta que aunque se conceda la subvención, y se justifiquen los pagos correctamente, el reintegro suele tardar varios meses en llegar. Asegúrate también de disponer de tiempo para dedicarle a las acciones, ya que éstas requerirán una parte importante del mismo, tanto en la implantación como en reuniones con auditores (obligatorias); asesores, proveedores, etc. Si no dispones de tiempo, deberás delegar la tarea en personas de tu total confianza.

Y lo más importante, no caigas en el error de solicitar la subvención para algo que no te ayude a conseguir el objetivo que quieres. Puede que dispongas del capital y del tiempo, pero si el concepto subvencionable no te ayuda a conseguir tu meta, habrás empleado tiempo y dinero en desarrollar una idea, crear un producto, implantar una tecnología, etc., que no solo no te va a ayudar en tu negocio, sino que puede que te impida acceder a otras subvenciones que si te beneficiarán.

Recuerda: las ayudas públicas con cargo a los fondos europeos no te muestran el camino, sólo te ayudan a recorrer el que ya has emprendido…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.