Cómo diseñar infoproductos turísticos

Por Ana Moliz – Moliz Estudio

Qué es un infoproducto

Antes de nada, definamos qué es un infoproducto. Un infoproducto es un producto digital de carácter informativo o educativo sobre un tema en concreto y destinado, generalmente, a un público específico. Un ejemplo clásico de infoproducto es un ebook. Por regla general, se trata de una publicación digital de extensión media, una 50 páginas aproximadamente, escrita por un especialista sobre un tema específico, por ejemplo, «Tendencias del turismo internacional en 2021». Una característica de los ebooks es que en ellos, al igual que en todo el ámbito digital, la información visual —fotos, infografías e ilustraciones— tiene igual relevancia que la parte meramente textual. También son infoproductos los podcast de audio, tan populares en la actualidad, o los tutoriales, webinars y cursos en formato vídeo, ya sean unidades completas o divididas en diferentes sesiones.

Ventajas de los infoproductos

Las ventajas de los infoproductos son múltiples y variadas: 

  • Son una extraordinaria inversión, ya que los infoproductos son fáciles de crear y presentan una magnífica relación entre costes de producción, tanto económicos como de tiempo, y posibilidad de beneficios. Además de la promoción, aportan información de valor para tu audiencia, lo que redunda en una mejor consideración de tu marca.
  • Son una fuente de ingresos pasivos, ya que, una vez que lo lanzas y le das la promoción pertinente, no es necesario hacer mucho más. Salvo mantener abierta una vía de comunicación con los usuarios de tu infoproducto, si así lo consideras oportuno, que aumente, todavía más, tu aportación de valor. 
  • Distribución automatizada y muy barata. Sea cual sea el canal que elijas para distribuir tus infoproductos, existen un sinfín de herramientas que te ayudarán a automatizar estas acciones: programas de edición de vídeos y podcast de audio y plataformas para su alojamiento; repositorios de recursos visuales y gráficos; plantillas para edición de ebooks y, por supuesto, los necesarios recursos y herramientas de distribución y venta. La lista es abultada y las posibilidades que ofrecen estas herramientas, casi infinita. Lo aconsejable en estos casos es que, si te vas a lanzar al mundo de los infoproductos, crees tu propia suite de recursos que se adapte a tu modo de trabajar. 
  • Tu contenido estará disponible las 24 horas del días, los 365 días del año. Y desde tu propio blog o web. Puedes centralizar la distribución de tus productos digitales directamente desde tu plataforma y gestionar tú mismo todo el proceso. 
  • Posicionamiento como experto en tu campo profesional. El lanzamiento de un infoproducto basado en el conocimiento que hayas adquirido durante tus años de experiencia profesional puede resultar muy útil para otros profesionales de tu mismo sector y te ayudará a ganar consideración y estima profesional entre tu audiencia.

Vender en internet no es un reto inalcanzable

No diré que vender en internet sea coser y cantar, pero en absoluto es un reto inalcanzable. Ponerse metas sensatas es siempre un buen punto de partida. Por otro lado, no olvidemos que el mundo profesional del turismo reclama, cada día más, el conocimiento y la experiencia de los profesionales de los distintos sectores que conforman esta industria clave de la economía española y mundial. La pandemia de la COVID-19 ha puesto sobre la mesa las carencias del sector, pero también sus fortalezas y virtudes, que no son pocas. También ha dejado bien patente que, ahora más que nunca, el mercado está abierto para la llegada de productos digitales, específicamente turísticos, que ayuden a consolidar lo conseguido hasta ahora y a construir un futuro prometedor.

El diseño de los infoproductos marca la diferencia

Una de las variables que marca la diferencia en el entorno digital es el diseño. La distancia entre tener una audiencia amplia y fiel y no tenerla, es decir, entre vender y no vender, en gran medida reside en cómo estén diseñados los productos que ofrecemos. Te pongo un ejemplo muy claro: piensa en el lineal del supermercado. Ahí compiten en igualdad de condiciones miles y miles de productos. Digo en igualdad de condiciones porque todos tienen a su alcance, en la medida de sus posibilidades, la opción de presentarse al mundo con un diseño atractivo que llame la atención del consumidor. Pero no todos lo hacen. Al final, los productos mejor presentados —mejor diseñados— son los que llenan los carritos de la compra; son esos productos que ven el diseño, no como un gasto, sino como una inversión. 

Si en lugar de ponernos en la posición de quien oferta un producto digital, nos situamos en la del consumidor, nos daremos cuenta fácilmente de la importancia que llegamos a otorgar al aspecto de lo que andamos buscando. Tengamos siempre presente que internet es un medio eminentemente visual y que lo que no entra por el ojo, difícilmente será adquirido por alguien. 

Lo hemos dicho un poco más arriba, el diseño es una inversión, no un gasto. Una inversión que nos ayudará a vender más. Contar en nuestra estrategia de ventas con la ayuda de una diseñadora o diseñador profesional nos facilitará mucho la vida a la hora de sacar a la luz nuestros productos digitales, que, de este modo, tendrán la posibilidad de llegar mucho más lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.