La importancia de la decoración en establecimientos turísticos

Suscríbete a nuestra Newsletter decoracion-establecimientos-hotel-restaurante



Foto: Ruemag

 

Por Beatriz Perea Medina ( @REDPLAN_ ) – Red Plan Consultores

 ¿Tienes un hotel, restaurante, casa rural, bar, oficina …? Cualquier establecimiento abierto al público es válido a la hora de realizar un estudio sobre si tu local es atrayente e invita a su visita o por el contrario, causa tal impacto en el cliente o más bien, en el posible cliente, que le impide pasar a su interior.

En este aspecto, juega un papel fundamental la decoración tanto interior, como la exterior. El uso de colores, mobiliario, texturas, cartelería, cubertería, servilletas… Hasta el más mínimo detalle tiene que tenerse controlado.

Los establecimientos, por lo general, innovan en sus propios productos o servicios. Consiguen obtener un sabor más agradable en la tarta de manzana, agilizan la línea de mecanizado, contratan una nueva persona para agilizar las gestiones, realizan en menor tiempo un proyecto empresarial, pero ¿qué ocurre con el espacio que los envuelve? También hay que cuidarlo, mimarlo, e intentar adecuarlo tanto al trabajador -para que realice cómodamente su trabajo- como al cliente, a su cliente potencial, y así conocer sus gustos, sugerencias, agrados, mostrarle un establecimiento tan cercano que sienta la necesidad de volver.

A día de hoy, envueltos en una situación de recesión económica,

es momento de re-pensar e invertir en aquello que es primordial para el consumidor y que, aunque suene escandaloso, es la imagen.

Una imagen con la que se sientan identificados, que no pase desapercibida por la rápida mirada de los ejecutivos hacia su puesto de trabajo, ni por la familia que pasea, ni por el ama de casa que va a la compra. Muéstrale a tu público objetivo la imagen que esperan y con la que además se irán, tras haber accedido a tu negocio.

La decoración es parte de las estrategias de marketing. La disposición de las estanterías y cómo están colocados los libros, las salsas o los elementos decorativos, la iluminación de los cuadros, de las mesas, de los diversos ambientes o el logo de tu empresa en las diferentes partes o lugares del espacios. Todo ello forma parte de la satisfacción del cliente final.

Conseguir formalizar un establecimiento que muestre lo que allí se vende, cómo se degusta un plato típico o si la gestión a realizar va a ir bien encaminada, va de la mano, junto con otros factores, de la imagen decorativa que presente. Que el cliente nada más observarlo tenga un presentimiento adecuado de lo que encontrará en el interior.

De este modo, el hecho de llevar hasta el final la imagen que quieres mostrar de tu establecimiento, con la decoración adecuada, formará parte del objetivo de tu empresa y será un punto a tu favor para mantener a sus clientes y captar nuevos. De hecho, este último caso ocurre en los portales webs. Los clientes se dirigen directamente a ver realidades, espacios, escenas decoradas, aquello que realmente llama su atención, las fotos. Si la imagen les trasmite confianza –ganas de degustar ese postre suculento o formar parte del entorno que muestra tras la cortina del dormitorio-, cuando se llega a conseguir que la imagen hable y se exprese por si sola, tendrás un cliente asegurado.

Innovación en turismo significa sumar y diferenciarse. ¿Te unes?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.