Andalucia Lab   Blog Andalucia Lab, Innovación en Turismo   BYOD (Bring Your Own Device); de anatema a tendencia imparable

BYOD (Bring Your Own Device); de anatema a tendencia imparable

7 octubre, 2013

Suscríbete a nuestra Newsletter

bring-your-own-device

Resulta curioso observar con qué rapidez, normas y reglas que se consideraban inamovibles tan sólo hace unos pocos años, en la actualidad caen estrepitosamente, bajo el impulso de los cambios tecnológicos, como en el caso BYOD.

También conocido como consumerización, el “trae tu propio dispositivo o BYOD” ha llegado para quedarse.

Se calcula que alrededor del 70% de los empleados, en países desarrollados, utilizan sus propios equipos y tecnologías (autorizados o no) para acceder a la información de las empresas o para volcar datos por ellos elaborados. En España esta cifra no alcanza el 33%.

Todos en mayor o menor medida hemos vivido las cautelas de los responsables de TIC en las empresas, que hacía prácticamente imposible utilizar nuestros propios dispositivos en las infraestructuras empresariales. Desde utilizar nuestro PC portátil a un dispositivo USB, conectar los smartphones a la red WiFi, e incluso utilizar servicios en la nube como Gmail, DropBox, YouSendIt, etc.

En la actualidad las barreras van cayendo, más lentas de lo que desearíamos, bajo una realidad incuestionable que no es otra que los hábitos de trabajo están cambiando. Los usuarios utilizan tecnologías y dispositivos más avanzados que los que habitualmente las empresas ponen a su disposición para realizar sus tareas. Dichos dispositivos les son absolutamente familiares ya que los utilizan continuamente.

Las aplicaciones en la nube permiten unir sin esfuerzo el mundo móvil y el de escritorio. 

Además, en un mundo continuamente interconectado, sin distinción de horas y ubicaciones, resulta contraproducente y muy complicado, impedir que los usuarios sean mas ágiles y productivos, poniendo barreras e impedimentos en su labor cotidiana.

Recordemos la oposición furibunda de los copistas de los monasterios a la imprenta de Gutenberg. Al final no pudieron evitar su universalización y adopción entusiasta por todo el mundo.

¿ De verdad alguien puede pensar en evitar esta tendencia imparable ?

¿Por qué impedir que un documento que hemos creado y editado fuera de la empresa, sea volcado a los dispositivos empresariales? ¿Es sólo precaución o quizás haya algo de resistencia al cambio? Si se trata de precaución, es claro que existen medios y herramientas en todas las empresas, para impedir que contenidos maliciosos sean volcados en las redes empresariales. Si por el contrario, se trata de resistencia al cambio (o miedo a la pérdida de competencias, antes consideradas como exclusivas), es claro que esa empresa tiene un grave problema.

Desde el momento que la movilidad es un hecho y una decisión estratégica en los procesos empresariales, las políticas de seguridad basadas en controles de acceso local, no son aplicables. Como siempre, la solución se encuentra en una convivencia amistosa de ambas necesidades (seguridad y movilidad).

Por supuesto que son necesarios controles y precauciones, de lo contrario se pueden dejar al descubierto fisuras por las cuales se filtre información confidencial. Es el caso de perder por ejemplo, un smarphone donde se hayan descargado documentos reservados. Ante estas situaciones, lo ideal es utilizar siempre aplicaciones web/cloud, a través de las cuales los documentos nunca se almacenan localmente, sino que su acceso y utilización deberá ser siempre online.

Pero aún hay una consideración no menos importante, y es la económica. Las empresas ahorran mucho dinero si son los propios usuarios los que aportan sus dispositivos e infraestructuras de comunicaciones. ¿Alguien se ha parado a cuantificar (seguro que si) cual sería el costo de todos los terminales móviles, tabletas, ordenadores portátiles, conexiones de banda ancha, etc. etc. que los usuarios aportan en el día a día de su labor profesional…?

De acuerdo que por el contrario, se podrá argumentar que también los utilizan para sus actividades personales e incluso lúdicas. ¡ Claro que sí, faltaría más! Pero ello no excluye todo el capital económico y laboral que se vuelca a la empresa a cambio de permitir utilizar tales tecnologías.

 Innovación en turismo significa sumar y diferenciarse, ¿te unes?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fórmate en innovación turística registrándote en sólo 3 pasos

Regístrate »

Valid XHTML 1.0 Strict