Free Tours: pros y contras

9 Enero, 2017

free-tours-collage-2

José Carlos Pozo – Consultor en Comunicación Turística

Ver el perfil de José Carlos Pozo

Si BlaBlaCar ha supuesto una transformación en el modelo tradicional de transporte y Airbnb o Courchsurfing en el del alojamiento turístico, lo mismo podríamos decir de los Free Tours en el sector de las visitas guiadas. Con más de una década de funcionamiento en ciudades como Berlín o Ámsterdam, el fenómeno de las rutas turísticas gratis se ha popularizado en los últimos años con bastante éxito y rapidez por las ciudades monumentales españolas. Este servicio, basado en la economía colaborativa, se beneficia del actual vacío legal, por lo que las asociaciones de guías oficiales de turismo están en pie de guerra contra esos negocios.

La palabra “gratis” funciona como gancho publicitario, ya que se espera que los turistas paguen con propinas por estas guías turísticas.

Para tener una visión global de la situación, convendría desglosar algunos pros y contras que se derivan de la proliferación de los Free Tours en nuestras ciudades:

PROS

  • Los Free Tours suelen ser más baratos que los guías oficiales. El turista no está obligado a pagar un importe determinado, sino que paga la voluntad en función de la valoración personal que haga del servicio recibido. Para el viajero con pocos recursos, y también por supuesto para el rácano, es un ahorro económico considerable poder recorrer a pie los enclaves turísticos de la mano de estos nuevos cicerones. Si no quiere dejar propina, nadie le obligará.
  • Fomentan unas guías amenas y divertidas. En esta sociedad del entretenimiento y la tecnología, el turista moderno carece de aguante ante las explicaciones monótonas, tipo papagayo, que hace años tanto se estilaban en las visitas turísticas. Como su sueldo depende de las propinas, el buen guía de servicios Free Tours hace a veces más la función de animador en aras de ofrecer una experiencia turística diferente.
  • Son una salida profesional para licenciados en Turismo, Historia y Arte. En Andalucía la Consejería de Turismo lleva más de una década sin convocar los exámenes que dan acceso al carnet de guía oficial de turismo, el cual acredita para poder mostrar el interior de los monumentos del Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (La Alhambra, la Catedral de Sevilla, La Mezquita…). Es una situación que impide que los jóvenes andaluces formados recientemente en carreras afines al turismo puedan acceder a esos puestos laborales y que, por ello, deban buscarse alternativas laborales como las empresas de Free Tours si quieren trabajar en el sector de las visitas guiadas.
  • Han incrementado y diversificado la oferta de productos turísticos. Como la visita dentro de los monumentos catalogados sigue siendo monopolio de los guías oficiales, las empresas de Free Tour han creado nuevas rutas alternativas para garantizarse otras vías de ingresos. Así, por ejemplo, ofrecen recorridos por los tablaos de flamenco, visitas a mercados, intercambios de idiomas, excursiones en bicicleta o segway, etc.
  • Han creado nuevos nichos de mercado turístico. Si bien es cierto que han captado a clientes tradicionales de los guías oficiales, también han conseguido promover las visitas guiadas entre sectores de turistas que, por motivos económicos o de otra índole, no solían usar estos servicios, como los más jóvenes.

CONTRAS

  • La relajación de las exigencias legales para ejercer de guía. Atendiendo a las leyes sobre libre circulación de trabajadores de la Unión Europea, las autoridades turísticas regionales deben permitir que una persona que haya conseguido la habilitación como guía oficial, por ejemplo, en Francia o en otra comunidad española pueda ejercer en monumentos como La Alhambra sin que verdaderamente haya demostrado con un examen su conocimiento de dicho monumento. Para los guías oficiales esto es una aberración, puesto que las empresas de Free Tours están empleando a guías turísticos titulados en Canarias para trabajar en Andalucía.
  • El intrusismo profesional. El ejercicio de la actividad de guía turístico por parte de personas no cualificadas no es algo nuevo en este sector. Sin embargo, en los últimos años el problema se ha acrecentado debido a varios factores: el alto índice de desempleo en España, las enormes posibilidades de captar turistas a través de las plataformas digitales y de las redes sociales, y también la escasa preparación que algunas empresas de Free Tours exigen a sus empleados. También las escuelas de español para extranjeros suelen recurrir a los mismos profesores para hacer las visitas turísticas. Precisamente los guías oficiales reprochan la falta de conocimiento de historia, geografía o arte de esos acompañantes. Según ellos, han llegado a oír invenciones o auténticas barbaridades de boca de los que consideran “intrusos”.
  • Los salarios precarios. Las asociaciones profesionales de guías no ven con buenos ojos los negocios de Free Tours, porque una persona cualificada debe trabajar por una tarifa justa y no por propinas.
  • La evasión fiscal. Si lo que se cobra es únicamente la voluntad, se fomenta la economía sumergida. Sin facturas, no se declaran los impuestos reglamentarios. Por otra parte, si los acompañantes de las Free Tours trabajan sin contrato, estas empresas se ahorran el pago de la Seguridad Social de sus trabajadores.
  • El seguro de responsabilidad civil y de accidentes. Los guías oficiales de turismo acusan a muchos free tours de carecer de este seguro necesario en caso de que se produzca un accidente por causa de la visita turística. Parece una nimiedad pero un seguro de este tipo cubre al profesional del turismo de posibles reclamaciones futuras. Es una exigencia legal que las administraciones turísticas deberían controlar mucho más.
  • La reproducción de clichés asociados a España. En muchos casos las excursiones gratuitas se ofertan como medio para llevar luego a los turistas a bares de copas o discotecas con las que las empresas de Free Tours ha llegado a un acuerdo. Desde el punto de vista de los guías oficiales, se potencia así una imagen estereotipada de España como lugar de fiesta y no como país del que disfrutar de sus bellezas monumentales y sus diferencias culturales.

Está claro que el cambiante mercado turístico ha generado un tipo diferente de visitas turísticas, como es el caso de los Free Tours, con una demanda ya consolidada. No obstante, se hace necesaria una regulación clara en la materia, un control más efectivo y unas exigencias mínimas de ejercicio profesional por parte de las administraciones turísticas, que en Andalucía, en concreto, deberían comenzar por la convocatoria de nuevos exámenes de guías oficiales de turismo.

¿Has utilizado los servicios de los Free Tours? ¿Cuál es tu opinión sobre esta controversia?

5 comentarios en “Free Tours: pros y contras

  1. Como autor de este post, en esta revisión de los free tours mi intención es dejar claro cuáles son los problemas que presenta este fenómeno, que no se puede ocultar porque está ocurriendo en muchas de nuestras ciudades.
    El objetivo es simplemente trasladar las opiniones de los defensores y de los detractores. De todos modos, cualquiera que lea el post detenidamente y, sobre todo, al completo, comprobará que este fenómeno presenta (ahora mismo) más contras por falta de control, regulación e incluso ausencia de multas si fuera necesario, y eso es lo que se le pide a las distintas administraciones desde los guías profesionales y cualquiera que esté involucrado de manera seria en el sector turístico.
    Por cierto, en referencia al primer comentario que está arriba, no soy empleado de Andalucía Lab, soy colaborador externo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Fórmate en innovación turística registrándote en sólo 3 pasos

Regístrate »

Valid XHTML 1.0 Strict